image by: Marilú Pacheco

ALAS favorece la integración de los extranjeros en Suiza

Obtener permiso de estancia depende en gran parte del grado de integración del extranjero. La Asociación LationoAmérica-Suiza (ALAS) brinda ayuda mediante talleres de integración.

A inicios del año la Oficina Federal para la Migración (BFM) del Ministerio de Justicia anunció la revisión parcial del Ordenamiento sobre la Integración de los Extranjeros (OIE). Estas modificaciones entraron en vigor el pasado 1º de febrero del 2006, estas medidas disponen que para obtener un permiso de estancia, se tendrá en cuenta el grado de integración del extranjero en base al aprendizaje de una lengua nacional, al respeto del orden jurídico como principios democráticos, voluntad de adquirir una formación y participar en la vida económica.

Entre los proyectos que financia el gobierno suizo a través de la Comisión Federal para los Extranjeros (EKA) y la Oficina Federal para la Migración (BFM), se encuentra el ciclo de talleres que fomenta la Asociación LationoAmérica-Suiza (ALAS), “Desarrollo de habilidades para facilitar el proceso de integración al contexto suizo”, dirigido por la psicóloga colombiana Mónica Riveros y destinado a los inmigrantes de habla hispana.
Riveros, define la integración como “dar lo mejor de uno mimo y aprender lo mejor que le ofrecen los demás, sin dejar de ser uno mismo”.

Inmigrantes en Suiza
Actualmente en Suiza están registrados 388,187 extranjeros con permiso C, 25,243 con permiso B y 1’504,205 con residencia permanente. (Fuente: BFM)
Según la psicóloga Riveros “los inmigrantes tienden a buscar su propia comunidad, entonces la integración se queda un poco limitada porque al inicio se cierran. Primero tratan de expresarse en su idioma materno y no conocen los procesos locales para integrarse. No tener el acceso inmediato a informaciones que le faciliten el proceso de integración o que alguien le sepa guiar son algunas de las desventajas. Además, existen porcentajes muy bajos de integracion a nivel laboral calificado, la mayoría realizan trabajos a lo negro, limitándose a pertenecer a un círculo donde los que realizan el mismo trabajo son extranjeros”.

Obstáculos que todo inmigrante debe afrontar
En primer lugar el idioma. Luego, las habilidades sociales que se aprendieron en su propio contexto cultural (algunas de ellas se encuentran limitadas al tener que confrontar una nueva cultura) y la capacidad de saber valer y respetar sus derechos (asertividad). Hacerse valer ya con gente de su propia cultura es difícil, más difícil aún será con una nueva cultura.

“Los resultados de los participantes han sido muy variados, por ejemplo: El aumento de la autoestima, aprender a valorar a los demás y a desarrollar nuevas destrezas que faciliten su proceso de integración social”, afirmó la psicóloga Riveros.
La integración no es sólo una eficaz estrategia contra los posibles riesgos antes mencionados, sino también una posibilidad para la población extranjera, siendo un desafío que cada uno debe afrontar, estar bien estimulado para lograr los objetivos y que todos podamos tener una oportunidad, tanto al acceso de los recursos sociales como económicos en el país que nos acoge.

(Próximas fechas de los ciclos de talleres en Berna: 22/23 y 29/30 de abril)




http://www.latinoamerica-suiza.org

10 de abril de 2006